Soy de esas personas,
que piensan “A”,
dicen “B”,
y hacen “C”,
que se empeñan,
en buscar la luz interior de cada persona,
en su retina.

Pero aun habiéndose dado cuenta,
de que cada retina,
tiene menos luz que la anterior,
se empeñan en buscar aquella,
que llena de vida,
les muestre el camino,
para llegar a donde todos quieren ir.

Un lugar,
donde no existen fronteras,
ni malas compañeras,
bebiendo de vasos a medias,
donde todos pueden nadar,
sin miedo al “¿Qué dirán?”.

El paraíso del placer infinito,
donde solo algunos han escrito,
de manera concisa,
que si no tienes prisa,
alcanzarás “la felicidad”.

Sergio Sánchez, 2º Bachillerato